jueves, 26 de mayo de 2016

Ron Moore sobre la segunda temporada de Outlander

El jefe de ‘Outlander’ Ron Moore habla de provocar una respuesta emocional, la temporada 2 y sorprender al contar la historia.

Traducido por Carmen 

El drama de Starz “Outlander” se ha reinventado a sí mismo en esta segunda temporada. Han desaparecido las Tierras Altas de Escocia barridas por el viento y los toscos castillos y cabañas donde Claire Randall Fraser y Jamie Fraser se refugiaron durante los 16 episodios de la primera temporada.

Caitriona Balfe y Sam Heughan en una de las imágenes promocionales de la segunda temporada de Outlander.

Para la temporada de 13 episodios de este año, la pareja está en París; vestidos de seda y cenas a la luz de las velas han reemplazado los trajes de lana y las cortezas de pan junto a una hoguera. Aun así el atractivo de “Outlander” sobrevive, a pesar de los cambios. La innegable química entre la viajera en el tiempo Claire (Caitriona Balfe)  y Jamie (Sam Heughan) fija las secretas motivaciones políticas y personales del show, y la búsqueda de Claire por encontrar su sitio en la historia --- o simplemente cambiarla ---- proporciona a la rica saga de “Outlander” de una fuerte descarga de energía impredecible. 

Enamorada de ambos, Jamie y Frank (Tobias Menzies), el marido que dejó atrás cuando viajó al siglo 18, Claire es una de las más creíblemente complejas heroínas de televisión, y su viaje solo se ha hecho más desafiante este año.

El productor ejecutivo y responsable de la serie, Ronald D. Moore, habla sobre el casting de Balfe, la nueva temporada de “Outlander”, lo que ha aprendido al hacer este show y sus motivaciones a la hora de contar la historia.

Esta entrevista ha sido editada y resumida.

El primer episodio de la segunda temporada fue muy desgarrador.
Es muy emotivo.

Tu show me hace llorar mucho.
Supongo que es algo bueno.

Es algo bueno. Parece que estás tratando de mostrar una intensa emotividad  y creo que lo has conseguido. Para ti como contador de la historia, ¿es eso lo que quieres hacer --- ir hacia esas muy difíciles y algunas veces maravillosas emotivas conexiones?

Es una historia muy emotiva, y pienso que es importante que conmovamos al espectador. Eso es parte del trabajo en televisión, emocionar al espectador, conmoverlo, provocar una respuesta emotiva. A veces con horror, otras veces es una carcajada, otras es hacerte llorar. Creo que es una parte básica de nuestro trabajo.

Ron Moore, en una de las premieres de Outlander.

Pensando en “Outlander” desde el punto de vista de tu trabajo anterior, y si tuviera que crear un slogan --- quizás uno muy manido --- para “Outlander”, podría ser, “Lo personal es político”. Obviamente no son iguales, pero hay hilos similares que corren a través de este y tu anterior serie, “Battlestar Galactica”, sobre eso tratan ambos a menudo, sobre cómo la gente se identifica con el poder en una relación, o cómo se identifican con el poder en una sociedad, en una comunidad. Hay mucho de libre albedrío.

Si, creo que es parte de ello. No demasiado patente. Según me acerco a la historia, pienso más sobre el personaje --- “¿Que haría Claire? Estoy justificando por qué está haciendo esa elección? Asegurémonos que estoy siendo fiel a Jamie," o, “Esto no pega para Jamie”. Y finalmente te lleva a esas cosas interesantes, y en este show en particular, ya que tiene un fuerte aspecto político. Los Jacobitas, los franceses, los escoceses, la restauración, los Estuardo y todo eso. Ese es el lienzo en el cual los personajes se están moviendo y contando la historia, así que estás constantemente recobrando ese mundo.

Pero para ti como el que cuenta la historia, ¿que lo impulsa? Cuando miras atrás a la primera temporada, te hace decir, “¿Esto es por lo que estoy contando la historia?”

Principalmente para mí es sorprender. Siempre estoy buscando la sorpresa en la historia, sorpresa en la continuación de la serie, distraer a la audiencia, haciéndoles creer que les estoy contando una historia y luego, “Oh dios mío, ni siquiera me di cuenta que ahí era a donde quería ir”. O llegar a una escena y pensar que sabes exactamente lo que va a ocurrir y entonces cambiar el final. Eso es lo que busco siempre en las historias, que me mantengan interesado.
Es una de las cosas que me gustaban del libro --- era un libro intrigante en el sentido de, “Jesús, ¿realmente acaba de ocurrir eso? ¿Qué demonios va a pasar a continuación?” En ese sentido de que cualquier cosa puede pasar, es impredecible y los personajes son todos vulnerables. Y puede ir en direcciones que no esperas --- como, de repente volver al siglo 20 en esta temporada. De ir a Francia a la sorpresa de eso --- Me encanta.

Como Claire sorprendiéndose porque realmente se enamora de Jamie.

Si. Eso no es lo que ella se esperaba. Como tampoco te esperas cuando se sienta con Jack Randall en “El comandante de la guarnición” en la primera temporada --- y él comienza a contarle la historia del azotamiento de Jamie y le revela su intima y emotiva visión. Es una sorpresa, pero luego cuando vas profundizando y conociendo al personaje, la forma que los reflejas, te dices, “bueno, tiene sentido, es lo que Jack Randall en realidad es”.

El final de la primera temporada es difícil de ver. Una de las cosas que lo hicieron más desafiante, de alguna manera, era por Jack Randall, no por la explotación y el abuso. Para él, eran diferentes patrones. Y eso es lo que hizo que esas escenas se fueran desarrollando poco a poco en lugar de ser un proceso memorizado, si eso tiene sentido. Fue espantoso e inapropiado, obviamente, pero vimos lo que ocurría dentro de su cabeza también. Eso mantuvo el drama vivo.    

Le mostró como una persona y no como un monstruo o alguien que es fácil de ignorar, porque no puedes identificarte con lo que están expresando, con lo que sienten. Puedes mirar a Jack, pensar, y decir, “Bueno, lo entiendo un poco. Puedo ver  en cierto modo de donde viene. Tan repulsivo como es por fuera, puedo ver en cierto punto que su paisaje emocional es así”. Todos somos los héroes de nuestras propias historias, y él es el héroe de la suya. En su mente, ha sido victimizado por los escoceses. Le enviaron a esa tierra de bárbaros que hicieron todas esas cosas horribles a él y a sus hombres, y que le han convertido en ese animal. Abraza la oscuridad y se odia a si mismo por hacerlo, todo al mismo tiempo.

Algo me ha venido de pronto a la cabeza que solo 20 personas que lean esta entrevista pillarán --- pero Black Jack Randall es como Gol Dukat de “Star Trek: Espacio profundo nueve”

Oh, Dukat, si. En realidad, no es una mala analogía. Es bastante buena.

El casting ha debido de ser estresante, porque tu historia va sobre llevar a los personajes a sorprender y a veces realmente a sitios emocial y psicológicamete desafiantes. Tienes que tener un actor que pueda plasmar la comedia, la aventura, la astucia y la valentía, pero también las crisis y momentos íntimos.

El casting es una cosa compleja. No es mi fuerte. No es mi mejor habilidad, la verdad. Hay gente en la serie que lo hace mejor que yo. [Los productores ejecutivos] Ira Behr y Maril [Davis] hacen bastante del casting para el show, e intervienen mucho más que yo. Yo miro y apruebo, doy mi punto de vista, pero hay que tener talento para eso --- para ver algo en la lectura cuando es tan diferente a verlo en la pantalla. Tienes que extrapolar de uno al otro, porque definitivamente hay actores que no son buenos en las lecturas de casting pero que son fantásticos frente a cámara y viceversa.
Así que tienes que deshacerte de eso, no involucrarte en su nerviosismo o sus ganas de complacer y ver lo que traen, ver su trabajo en conjunto, viendo lo que han hecho anteriormente. Es una inmersión en los actores y entender todo el diseño del casting, quién está disponible quién no, quién es una cara nueva, quién está demasiado verde. Pero ves el potencial o los instintos naturales. Eso es una habilidad, y estoy contento en delegar algunas de esas cosas. La gran mayoría del casting del show no lo hago yo. Confío en la gente con la que trabajo para que lo hagan.

De izda a dcha: Caitriona Balfe, Ron Moore, Diana Gabaldon y Sam Heughan.

Con Caitriona, contratasteis a una actriz que no tenía mucha experiencia.

Si, con los papeles principales con Cait y Sam, es distinto. Ahí estoy íntimamente involucrado, porque son la base de lo que estamos haciendo. Nos llevó bastante tiempo seleccionar a Cait. Fue la última del elenco principal en ser elegida porque su papel es crítico. Si ella no funcionaba, el show no iba a funcionar. Había que concretarlo porque está narrado en primera persona. Vas a estar escuchándola durante todo momento. Vas a escuchar sus pensamientos. Vas a estar tan íntimamente involucrado con esa actriz en particular, ya que está en cada escena cada día. Hacía falta tanto la resistencia física para estar en el plató día si día también, como una habilidad innata de actuar. Ella  no tenía un gran currículo, pero la vimos y fue algo de lo que todos nosotros nos dimos cuenta cuando vimos su vídeo. Dijimos "puede ser, vamos a asegurarnos. Hagámosle un test de pantalla y asegurémonos que no estamos locos". Ciertamente, parecía que todo estaba allí y así fue.

¿Así que todo el mundo se sintió atraído por ella?

Todos lo hicimos. Pero, ya sabes, ella se grabó en vídeo, lo envió y habíamos visto literalmente cientos de actrices hasta ese momento. Algunas en persona, algunas en vídeo, y no podíamos encontrarla. Cuando nos llegó su vídeo, todos estábamos muy entusiasmados. La pusimos en una habitación con Sam [Heughan], para ver cómo era la química. Ciertamente tenía que funcionar. Y funcionó perfectamente, y fue excelente, fue como “Gracias a Dios”, porque estábamos a pocos días de comenzar con la grabación y todo el mundo estaba empezando a ponerse nervioso. De verdad que hacía falta tener ya a la actriz.

¿Qué has aprendido mientras hacías esta serie durante el transcurso de la primera temporada?

La lección que deberíamos haber aprendido, pero nunca la aprendemos, es que siempre escribimos demasiado. Los guiones son siempre demasiado largos y grandes, eso fue mi maldición en “Battlestar” también. Tiendo a tener mucho en la página. Siempre tenemos mucho que grabar. Estamos continuamente recortando. Y luego en el área de edición, la primera versión es 10 minutos más larga y siempre estoy recortando. Pero he aceptado este punto, ese es justo mi proceso, y me gusta tener mucho.

Una vez que tienes todo, puedes reducirlo.

Reducirlo a lo que importa y luego reforzarlo. Si no tienes suficiente, solo puedes estirarlo, y estirarlo es lo peor. No hay nada peor que prolongar una escena que no necesita ser tan larga. En relación a lo aprendido específicamente de este show, hubo un montón de lecciones sólo en términos de producción física. Hubo una gran curva de aprendizaje grabando en Escocia. Hay dificultades en grabar una serie que no tiene una gran cantidad de decorados asociados. Eso fue un gran reto. Mucho más difícil de lo que anticipé en un principio. Hay un tremendo montón de cosas de producción logística que he aprendido. Pero en términos de la historia y el guión y todo eso, recortamos las voces en off según transcurrió el tiempo. Comenzamos despacio, abriendo el show con Claire y luego con Jamie se amplió para poder salir de la primera persona narrativa exclusivamente.

Esta temporada te has deshecho de un montón de personajes secundarios de la primera temporada, y ahora estás construyendo un nuevo mundo. ¿Va a ser ese tipo de show, donde los personajes aparecen y desaparecen durante toda la historia? En “Battlestar”, estabas en esa nave. Todo el mundo estaba atrapado allí, la gente no se iba y regresaba seis meses después. 

Si, es muy distinto. Los personajes vendrán y se irán. En la tercera temporada, permanecerán muy pocos de los personajes de la segunda temporada. Estás constantemente cogiendo y dejando cosas por el camino, lo cual es un estilo muy distinto de contar historias.

Lo es. Tengo que confesar que esa es una de las cosas que a menudo me gustan en las series - el mundo de esa familia, ese grupo. Pero este es un show donde la gente entra y sale continuamente. Supongo, que a veces, se me hace difícil engancharme así.

Hay un riesgo. Lo positivo de ello es, bueno, que siempre hay algo nuevo. El episodio de la próxima semana siempre va a ser distinto. Evoluciona. ¿Quién sabe que hay en el horizonte? El riesgo es que no  formas conexiones con demasiados personajes, y parece que andas de puntillas. Y sé que no sabremos la respuesta a esa cuestión hasta que estemos bien avanzados, pero la historia hace eso. Se introducirán personajes, los conocerás por un periodo de tiempo y luego desaparecerán. 


Para estar informado al minuto de todo lo que sucede en el mundo Outlander, no te olvides de seguir a @OutlanderSpain, el Twitter del blog.

1 comentario:

¿Quieres comentar algo? :)