lunes, 9 de febrero de 2015

Bear McCreary sobre la música de los últimos tres capítulos de Outlander.

Outlander: “The Garrison Comander”, “The Weeding” & “Both Sides Now”.

Traducido por @Pilarica

Los tres últimos episodios de Outlander para el 2014 ya han sido emitidos, acabando con un gran melodrama, que me proporcionó la oportunidad de darle un cierre musical a la primera mitad de la temporada. Cada uno de esos tres episodios trajo desafíos únicos.



CUIDADO CON LOS SPOILERS.

 “The Garrison Comander”, se encuentra entre los episodios más interesantes y desafiantes de la televisión y en el que tuve el honor de colaborar. La mayor parte del episodio tiene lugar en una simple habitación: una conversación entre dos personajes. No hay margen para narrar “una historia B”. Esta audaz y restringida narración es extremadamente rara para la televisión.


El episodio comienza inmediatamente como “Rent” nos dejó: con Claire y Dougal enfrentándose con los casacas rojas. Esta secuencia es subrayada con cuerdas orquestadas tensas y marcada con la firma de los tambores militares de campaña que he usado para representar a los casacas rojas. Los tambores de campo son temáticamente importantes, de hecho, los he usado para cerrar el capítulo. Siempre creo una música para cada final de episodio, para que sea la “carta de presentación” de cada episodio, y que normalmente se construye a partir de variaciones melódicas de la canción “Skye Boat Song”. Para resaltar los matices ominosos de este capítulo, llamado “The Garrison Comander”, no ha habido melodía en todo él, salvo por la cadencia distante de los tambores militares.


Claire niega que ella sea una cautiva, pero se compromete a viajar con los casacas rojas a la guarnición y Dougal insiste en acompañarla. Para la travesía, compuse una mezcla de sonidos militares ingleses e instrumentación de folk escocés. Los tambores de campo proporcionan un ritmo tenso inquietante, perfecto para adaptar a los rígidos soldados ingleses. Pero, debajo de ellos, las gaitas escocesas y las guitarras acústicas ofrecen un fondo folk, mientras que las cuerdas orquestales proporcionan energía, haciendo una verticalidad. La gran gaita escocesa se apodera de la melodía, que es aprovechada por la guarnición, mientras que un bodharan añade urgencia y energía.

Esta escena funciona como en el final del episodio anterior, por lo que su partitura está muy arraigada a los sonidos que escuchamos en “Rent”. Emocionalmente, “The Garrison Commander”, es una historia que realmente comienza cuando Claire entra en el comedor de los oficiales británicos. De repente, se ve inmersa en un mundo totalmente ajeno, y los espectadores junto a ella.


Se nos da un sentido a su mundo cuando Claire utiliza sus habilidades sociales para encandilar a los oficiales en el transcurso de una larga comida. Para ese momento, he utilizado nuevos sonidos musicales que podrían ayudar a que los oficiales británicos que se sientan forasteros y emocionalmente distantes. Quería permanecer fiel a ese periodo de autenticidad, pero sentí que cualquier instrumentación escocesa dañaría la escena. ¡Estos funcionarios arrogantes no son dignos de la instrumentación robusta de nuestros protagonistas escoceses!

Me serví de la ayuda de mi historiador musical Adam Knight Gilbert. Adam encontró muchas piezas para “Outlander”, “Black Sails” y “Da Vinci’s Demons” y sabía que podía conseguir algo especial para este momento. He hablado con él acerca de la clase de música que un decente oficial británico podía ofrecer en su casa durante este período de tiempo. Hablamos sobre la música de George Frideric Handel y Johann Christoph Pepusch como posibles candidatos, pero su música no quedaba bien.


Adam me introdujo el trabajo de Thomas Arne. Arne era un compositor británico de este período, mayormente conocido por el público de hoy en día por sus canciones patrióticas como “Rule, Britannia!” y “God Save the King”, que finalmente se convertiría en el Himno Nacional Británico. Obviamente, esas melodías habrían distraído demasiado en una escena como esta, pero Adam me envió una elegante pieza de Arne compuesta para clavicordio y viola: “Blow, Blow Thou Winter Wind”. Hice unos simples ajustes a la disposición y encontré que se ajustaba perfectamente a esta escena, El clavicordio y la viola evocan la música de salón de clase alta, mientras que los aficionados a la música se ríen entre dientes sabiendo que la melodía fue compuesta por un compositor sin duda mucho más asociado con el poderío del Imperio Británico que ningún otro.

Su exquisita comida se vio interrumpida por Jack Black Randall y en poco tiempo, Claire debe enfrentarse a él sola. Desde esa entrada, la tensión entre él y Claire comienza a elevarse. Insistí a los productores durante mucho tiempo que esa conversación transcurriese sin acompañamiento musical.


La señal más importante durante este largo discurso tiene lugar cuando Randall relata los detalles de los azotamientos a Jamie. Describir esta escena fue un tremendo desafío emocional, que puso a prueba mis límites personales. La escena implacable son seis minutos que requieren una cama lúgubre con cadenas desgarradoras amplificadas. Mi trabajo consistía en hacer la escena emocionalmente dolorosa y que fuese lo más dura de ver posible. Obviamente, sin música, las imágenes son preocupantes por sí mismas, pero después de pocos minutos la mayoría de los espectadores podrían ser insensibles a ella. Mediante el uso de la banda sonora, aumentaría de forma considerable la tensión emocional, podría, en esencia, no dejar que los espectadores  se acostumbrasen a las imágenes porque la herida que produciría nunca cicatrizaría. Mi trabajo consistía en poner sal en los espectadores para que no se curasen. Sentí que mi música actuaba como pinzas en los ojos como en “La Naranja Mecánica”, lo que me obligó a que vieses un horror desarrollándose.


“Tensión emocional” es un término que se usó mucho cuando se habló del proyecto con los productores, y tal vez merece una definición rápida. Tiendo a ver cualquier escena en el cine o en la televisión en términos de tensión emocional o tensión física. Básicamente, cualquier conflicto caerá en una u otra categoría. En la escena de los latigazos, la tensión física es obvia: Un  hombre azota despiadadamente a otro. Sin embargo, todos sabemos que Jamie sobrevivirá. Esta es otra historia. Una vez que el espectador supera el shock inicial de presenciar un derramamiento de sangre, no hay (quizás sorprendentemente) tensión física en este momento. Así que, ¿por qué estamos al borde de nuestros asientos cuando la vemos? La tensión comienza a anticiparse desde el momento en el que Randall narra la historia. Estamos esperando a ver cual será el efecto emocional de este relato en él. Este efecto lo vemos a través de los ojos de Claire, y si bien ella tiene una amenaza física siempre que se encuentre en presencia de Randall, el énfasis de esta escena no está en Claire. Sabía que tenía que centrar en esa tensión emotiva en mi composición.

La música tiene sus momentos de disonancia al implicar peligro, pero sorprendentemente, la mayoría de los apuntes que tenemos aquí son bellos. Randall describe su creación como una “obra de arte”, así que me esforcé en escribir una partitura que pudiese hacer mella en describir la conducta psíquica del hombre que narra esta historia: sus estados de rabia, agotamiento, orgullo y admiración.

Después de que él narrase su historia, hay un breve momento en el que aparece su conexión con Claire y parece inspirarle a cambiar su mentalidad y ayudarla. Este fue un delicado acto de equilibrio para mí, porque tenía que escribir una música inspiradora que no fuera sospechosamente esperanzadora. Con suerte, los fans del libro momentáneamente se preguntarán si Randall realmente la dejará marchar.


Por supuesto, no la ayuda, si no que a cambio la asalta, mostrándole su verdadero carácter. En este caso, la melodía transcurre hacia una textura aterradora de cuerdas de trémolo, dando síntomas de ambiente de oscuridad. Al tiempo que la sinfonía alcanza un punto álgido, Dougal acude al rescate. En ese momento, un violín escocés ocupa el lugar central, dando energía a la entrada de Dougal al rescate. En la construcción de escenas, bodharan, gaitas y otra instrumentación clásica escocesa interfieren. Tuve la intención de dejar intencionadamente sonidos escoceses en la mayoría del episodio, y mi esperanza era dejarlos hasta el rescate de Dougal para que así su entrada fuese aún más triunfante.


El episodio concluye con el plan de Dougal de casar a Claire con Jamie para evitar que legalmente Randall la reclame. “The Garrison Comander”, es el episodio sorprendentemente más oscuro de la temporada, pero finaliza con un cambio sorprendentemente optimista, cuando Claire acepta su destino y se echa una trago con sus compañeros escoceses. El cierre del episodio destacó con un solo de violín, dando a lugar al más enérgico tema de “Claire and Jamie” que compuse para Outlander.


“Rent” y “The Garrison Commander” se combinan para plasmar un retrato bastante real de cómo los británicos actuaron en las tierras altas escocesas antes de la rebelión jacobita. Lo admito, no tengo ningún conocimiento de por qué no hay distribución de Outlander para el Reino Unido, así que sólo puedo especular como un simple fan, como todos los demás. Debo decir que es chocante pensar que estos dos particulares episodios finales, hubiesen sido emitidos justo en las dos semanas previas a la histórica votación del referéndum en el que Escocia decidía si seguía o no siendo parte del Reino Unido. Mis amigos americanos y yo vemos los dramas que se presentan desde el otro lado del charco con gran interés, y después de esta experiencia, me pareció que era probablemente una medida prudente, no airear estos asuntos particularmente inquietantes en las semanas previas a una decisión importante como ésta. Ahora que el asunto quede resuelto por otros 250 años, (por lo que uno se imagina), esperamos que los espectadores del Reino Unido finalmente tengan la oportunidad de ver esta serie.


El siguiente episodio es “The Weeding”. Desde la carta de presentación del episodio, donde un cuarteto de cuerda ofrece una declaración lírica del tema principal, podemos decir que este es el episodio más emotivo y romántico de todos los anteriores.


El episodio nos cuenta la historia de la boda entre Claire y Jamie. La narración se adelanta a su noche de bodas, y nos revela los acontecimientos que condujeron a ella a través de una serie de flashbacks. La tensión en el episodio comienza desde la intimidad que presenciamos en su dormitorio, en el que dos amantes se descubren mutuamente  y desde dentro cuando Claire se enfrenta a sí misma con sus sentimientos, al sentirse culpable de haber traicionado a Frank al casarse con Jamie.

Virtualmente, cada punto detonante en el episodio, se construye a partir de las variaciones del tema “Claire and Jaime”.


Como mencioné anteriormente en mi primera entrada en el blog - traducida aquí -, normalmente suelo esforzarme en frenarme en este tema.  Nunca quiero introducirlo antes de tiempo. Siempre dejo que sus relaciones se desplieguen primero en la pantalla, permitiendo que la música romántica aparezca en el día después. En “The Weeding”, al consumar su relación finalmente, pude dar rienda suelta a usar su tema en todo su máximo esplendor.


Su tema se escucha en diversas variaciones musicales durante todo el episodio. Mi momento favorito es durante la propia ceremonia, donde es introducido por primera vez con un pequeño silbido inquietante y finalmente recogido por Gaitas Líricas Uilleann  (gaitas típicas irlandesas) y un elegante pequeño conjunto de cuerdas.  Hablando de esto, no muchos compositores pueden presumir de realizar una escena de sexo tórrido con gaitas, sin ninguna pizca de ironía. ¡Esta es ahora una medalla al mérito que poseo!

“The Weeding” también contiene una pieza que tiene una divertida connotación histórica para los que conocen el material. Uno de los flashbacks, habla sobre Ned Gowan tratando encontrar un vestido de novia adecuado y termina en un burdel. De fondo, escuchamos a un músico tocando la viola. Elegí la viola principalmente porque sentía que el violín y la gaita eran sonidos perforadores que hubiesen sido una distracción. Además, unas gaitas en un burdel, parece no sé… que mata el estado de ánimo, ¿no?


La canción que seleccioné es un tema popular de esa época, llamado “Celia Learning on the Spinnet”. La letra sobre Celia habla sobre las lecciones que recibió de su tutor, aunque ella esté jugando realmente con su, ejem… “larga estacada” (esto es lo que pone en el texto original, ¡lo juro!). Esta canción fue muy popular en las tabernas y burdeles  porque los burdeles, con frecuencia se disfrazaban como escuelas de música para las chicas. Más importante aún es que la melodía era divertida y pegadiza y resaltó el momento cómico e incómodo de Ned ante las prostitutas. Sospecho, que he gastado más tiempo de lo pensaba hablando de prostitutas y burdeles en mi blog que de música. Cambiemos de tema.


El final de la primera mitad de temporada, “Both Sides Now”, personalmente, es mi episodio favorito de los primeros ocho capítulos. Sólo con la carta de presentación nos indica que el alcance será más grande, con cuerdas orquestales etéreas, tocando una lenta declaración del tema inicial, haciéndose eco, abriendo incluso una distancia a través de la foto de un mapa de Escocia del Siglo XX.


La mitad del episodio tiene lugar en 1945, mostrando el viaje desgarrador de Frank en busca de su mujer. En el primer episodio, establecí un tema romántico para Claire y Frank llamado “The Frank’s Theme”.



Inspirado por el folk y la música clásica británica, “Frank Theme” siempre se interpreta con un solo de clarinete, distinguiéndolo de las texturas folclóricas escocesas, del resto de la partitura. Desde el estreno, lo he usado en un puñado de ocasiones: para introducir los flashbacks o siempre que Claire ha pensando en Frank. En “Both Sides Now”, el clarinete llega a la vanguardia y juega un papel importante en todas las escenas de Frank.

Encontré el clarinete notablemente eficaz para resaltar nuestro salto en el tiempo: cada pedacito es tan útil como la combinación de colores saturados, el sonido de los coches y los teléfonos. Porque nunca habíamos escuchado un clarinete en la banda sonora, y su presencia anuncia a nuestra mente subconsciente que la narración está saltando de nuevo al punto de partida. En el primer episodio, el “Frank’s Theme” era melancólico, nostálgico y romántico. En “Both Sides Now”, se alterna la progresión armónica debajo del clarinete para resaltar la desesperación y la soledad de Frank, y sin embargo, la melodía es la misma.


Volviendo al Siglo XVIII, nos ponemos al día con Claire y Jamie. Nuevamente, oímos unas variaciones sutiles del tema “Claire and Jaime”, esta vez realizadas como un pequeño silbido. Me esforcé para establecer la felicidad en su luna de miel lo más rápido posible, porque su relación iba a tener un giro hacia lo peor.

Tal vez adoré escribir la sinfonía para “Both Sides Now”, sobre todo porque me permitió introducir nuevos estilos musicales para abordar los estados emocionales que transcurrían durante todo el episodio.


El episodio requirió que escribiese mi composición más intricada para esta serie, para la escena cuando los MacKenzies son asaltados por los Grant. El golpeteo de latidos de percusión contra una gaita sonando a pleno volumen marca, pero la verdadera estrella aquí es un violín escocés, que es una locura. Los dedos ardieron cuando este solo era interpretado. No podía creer lo que estaba escuchando y solo el violín ya proporcionó toda la energía que la escena necesitaba.


El clímax musical del episodio viene hacia el final, al ser testigos de Frank y Claire corriendo hacia las piedras de Craigh Na Dun, acudiendo a toda velocidad de un lugar a otro a través del tiempo. El tema que tenemos aquí espero que sea bastante obvio para los fans más astutos, “The Druid Theme”:




“The Druid Theme” fue introducido por primera vez en “Sassenach”, destacando considerablemente durante la secuencia de la danza (aunque en realidad fue introducido anteriormente en el episodio, de manera sutil, en el momento en el que la Sra. Graham lee la mano de Claire).


Al utilizar aquí “The Druid Theme”, mi intención era dar a los 8 capítulos un arco musical. Estamos volviendo al punto de partida. A medida que comienzan a correr, el bodhran y un solo de violín introducen un tema con ritmos de inspiración Celta, que gracias a los sonidos procedentes de la Gaita Uileann (gaita irlandesa) declaran la melodía, y al final, la totalidad de la orquesta explota, uniéndose junto a la niebla y a Claire travesando la colina verde. Debo admitir, que la sinfonía se eleva realmente aquí. Mi esperanza es que la música sea bastante épica y que haga pensar, aunque sólo sea por una milésima de segundo, y que ella vuelva a su tiempo. Después de todo el tiempo que paso trabajando en una serie de televisión, raramente me dejo llevar por las emociones cuando la veo en el aire. Pero, escuchando a mi orquesta alcanzar las notas más altas mientras se desarrolla el drama, hizo que llorase mientras veía el episodio.

Mi momento favorito, es la escena en la que Frank se deja llevar por la desesperación: cuando baja la cabeza y solloza, y la orquesta de cuerda desaparece con acordes suaves y sostenidos. El solo de clarinete se cuela cuando grita el nombre de Claire cruzando el otro lado del valle. De alguna manera, ella le oye y grita también su nombre. En ese momento impactante cuando Frank gira la cabeza, la orquesta interrumpe de nuevo: un golpeteo de tambores hace una subida de cadena en aumento, que musicalmente significa la ascensión de Claire a la colina. Su subdivisión rítmica se hace vez más y más rápida hasta que se siente a toda la orquesta fuera de control y llega un corte repentino que da lugar al fundido en negro.

Por desgracia, Claire es apresada por los casacas rojas a escasos centímetros de las piedras. A partir de aquí, la sinfonía introduce texturas de ominosa oscuridad, que nos llevarán hasta el final de la temporada. Las cadenas musicales van bajando a medida que ella va bajando la colina, todo lo contrario a cuando la subía. Mientras está siendo arrastrada, escuchamos los tambores de campo, seña de identidad de los casacas rojas.


La parte final del episodio pone en relieve el interrogatorio de Claire a manos de Black Jack Randall en Fort William. La última vez que fuimos testigos de estos personajes juntos, tuve un episodio entero para construir lentamente el clímax en el que él la asaltó. Aquí, quería continuar donde lo dejamos, y realizarlo de forma más agresiva. La sinfonía entra cuando Claire introduce el tema del Duque de Sandringham, dándonos algo de esperanza, y después da lugar a la desesperación sombría cuando Randall le engaña y la agarra por las muñecas.

Para escribir esos últimos minutos, me dejé influenciar más por The Walking Dead que por Outlander. Quería hacer una escena lo más aterradora y horrible posible. Conjuntos de cuerda curva chocaban y golpeaban sobre acordes estridentes. Me esforcé en subrayar la amenaza de Randall y sugerir que para Claire no quedaba ningún tipo de esperanza de ser rescatada.


A medida que se encadenan los elementos, formando el clímax, la ventana se abre de golpe, apareciendo Jamie. Aquí traigo de nuevo mi instrumentación escocesa con sonido de venganza: con violines, gaitas y tambores escoceses sonando de forma feroz. Estos instrumentos nos llevan a los títulos de crédito y al final del episodio, con la promesa de que los que quedan por volver en Abril serán tan intensos como estos.

Después de hacer la música de ocho capítulos de Outlander , he de decir que ha sido una experiencia increíble. He sido un afortunado en haber visto mucho más de lo que viene, y estoy seguro que os encantará los episodios que vendrán el año que viene.

Gracias por acompañarme en este viaje musical.
Bear.

- Puedes comprar la BSO a partir del 10 de Febrero en Amazon -



3 comentarios:

  1. La música... tan importante y en ocasiones tan "pasada por alto".
    No sé si seré objetiva o no en el comentario pero, sinceramente, creo que en esta producción la han tenido muy en cuenta y eso se nota. Cada escena en la que se utiliza, la magnifica con la música de fondo. Muy bien elegida, por cierto...
    Gracias por la entrada, como siempre, un placer pasar por aquí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La música de Outlander es absolutamente exquisita. Te mete en la historia por completo. Es fabulosa!!!!! Un placer escucharla y experimentartarla a través de la serie!!

    ResponderEliminar
  3. Dentro de la serie lo que más me gustó es cuando Claire va por la Escocia de 1743 y de pronto suena la música de su propia época 1945. Interesante contraste.

    ResponderEliminar

¿Quieres comentar algo? :)