jueves, 14 de agosto de 2014

La opinión de Variety sobre Outlander.

Forastera, de Starz, seduce a las mujeres con una fuerte protagonista femenina.
Traducción por @mangelesnane


Las cadenas de pago de cable pueden no odiar a las mujeres, pero históricamente, no las han tratado particularmente bien, a ningún lado de la pantalla. Las espectadoras femeninas pueden acudir en manada a Juego de Tronos por complejos y multifacéticos personajes como Brienne de Tarth, Margaery Tyrell y Arya Stark, pero siempre sabiendo que en algún punto de un determinado episodio, mujeres anónimas y desnudas estarán probablemente dando vueltas al fondo de una escena mientras conspiradores personajes masculinos monologan sobre maniobras políticas.

Por cada mujer fuerte en el conjunto de una serie de pago, hay docenas de Ray Donovans, Rust Cohles y Leonardo da Vincis liderando sus propias series; hombres que dirigen historias, resuelven problemas y controlan destinos, los suyos y los de la gente a su alrededor. Al contrario, la Carrie Mathison de Homeland puede ser un genio, pero también una ruina emocional y sexual, una mujer que tiene tanto miedo de sus propias aptitudes, que prefiere someterse a una terapia de electroshock que confiar en su propio juicio. Daenerys Targaryen se ha convertido en la Madre de Dragones, pero empieza Juego de Tronos siendo vendida por su perverso hermano como esclava a un bárbaro que la viola. Intencionada o no, hay una desconcertante tendencia en el ámbito de las series de pago que implica que las mujeres únicamente se vuelven interesantes una vez que han abusado de ellas, mientras que complicados antihéroes masculinos proliferan en nuestras pantallas. (Las comedias Premium tratan bastante mejor a las protagonistas femeninas, pero ese es un tema para otro día.)

Caitriona Balfe retratada como Claire Randall. Photo Credit.

Forastera es el intento reconocido de Starz de aprovecharse de la falta de programas orientados a mujeres en el entorno de la series de pago, según su CEO Chris Albretch. Al contrario que la mayoría de las series de cable, Outlander, que se estrena el 9 de agosto, presenta a una protagonista femenina segura de sí misma, la enfermera militar de la Segunda Guerra Mundial Claire Randall (Caitriona Balfe), que es misteriosamente transportada en el tiempo al siglo XVIII y termina enredada con el apuesto guerrero escocés Jamie Fraser (Sam Heughan).

Aunque Claire está rodeada de hombres, Forastera es incuestionablemente su historia, contada desde la única perspectiva de una mujer inglesa mientras lucha con un número de conflictos personales e históricos. Seguramente ayude que Outlander haya sido escrita por una mujer (la nativa de Arizona Diana Gabaldon, de 62 años), que declara haber creado a Claire porque “No me gustan las mujeres estúpidas” (ni, realmente, las mujeres que son víctimas, si el libro supone algún indicio).

Starz cuenta con esta atractiva protagonista y su creadora para atraer a la audiencia, ya que su programación hasta ahora ha fracasado en generar el mismo nivel de expectación de críticas o premios que sus rivales HBO y Showtime.

“Claire, incluso en su propio tiempo, no es necesariamente una mujer normal”, admite Balfe sobre su personaje. “Es más bien atemporal. Siempre ha sido luchadora y moderna en cierto sentido. Los 40 fueron una época importante en la emancipación de la mujer porque durante la guerra tuvieron que trabajar y hacer cosas que no habían tenido la oportunidad de hacer antes. Así que esta faceta de Claire es bastante comprensible. Y volviendo atrás en el tiempo al s. XVIII, este choque de ideales, no tienes que ir muy lejos para encontrarlo en nuestro propio tiempo.”

“Su característica definitoria es que es inteligente”, dice Ron Moore, el productor ejecutivo. “Es lista, y todo nace de ahí. Su fuerza viene de ahí. Creo que su atractivo sexual viene de ahí. Su agudeza, su ingenio, sus habilidades, todo es porque es una mujer muy inteligente... Esto es lo que define lo que me pareció atractivo del personaje en las páginas del libro y teníamos que encontrar una actriz que transmitiera esa idea.”

Claire antes de ser transportada al pasado. Photo Credit.

Starz se ha creado una sólida base de series de acción orientadas a un público masculino, como Espartaco o Black Sails, pero Albrecht admite que la escurridiza audiencia femenina podría ser su gallina de los huevos de oro. “La audiencia femenina ha sido una parte importante del éxito en televisión, no sólo en el prime time o la televisión de pago, sino en la programación a lo largo del día y en la programación para niños”, apunta.

“Cuando las mujeres se enganchan a algo como esto, es bastante difícil desengancharlas. Yo creo que es una audiencia mucho más fiel y menos voluble que muchos otros segmentos demográficos”.

Calculada, quizás, pero inteligente, dada la abrumadora popularidad de la saga Forastera de Diana Gabaldon, que ha vendido más de 20 millones de copias en todo el mundo y ha suscitado un ferviente seguimiento por parte de las fans desde que la primera novela fuera publicada en 1991. Antes del estreno, la saga ya ha acumulado más de 47.000 seguidores en Twitter y 247.000 “Me gusta” en Facebook, a través de sus cuentas oficiales.

Aunque Albrecht admite que parte del atractivo de Forastera residió en el “conocimiento previo de la serie por los libros”, confiesa que “no tenía ni idea de lo ávidas que estaban las fans y de la gran actividad que tenían en las redes sociales sobre los libros en sus vidas diarias”.

A pesar de la estable asimilación de la llamada “cultura friki” dentro de la normalidad gracias a series como Juego de Tronos o The Big Bang Theory, aún existe en los medios una tendencia a etiquetar el interés ardiente de los fans dentro de la categoría de “locura”, especialmente cuando la base de fans es predominantemente femenina.

Gabaldon es la primera en puntualizar que sus lectores abarcan una gran variedad de edades y tipos demográficos, porque los libros de Forastera “no pueden ser categorizados” como simple fantasía, o romance e historia. Sin embargo, opina que para las lectoras femeninas, el “aspecto social” de ser una fan supone “una gran parte de su manera de disfrutar del libro. Quieren compartirlo con sus amigos, hablar de él con detalle y realizar actividades que estén relacionadas con el libro. Organizan viajes para ir juntas a Escocia. Los hombres no tienen este tipo de actividad social. Por tanto, las fans femeninas son mucho más visibles, pero realmente existen fans masculinos.”

A juzgar por la reacción a Forastera en los recientes estrenos en Nueva York y San Diego, estas fans están realmente satisfechas con el producto, pero los recién llegados son más difíciles de estimar, especialmente porque las suscripciones de Starz se calculan trimestralmente, lo que significa que la cadena tendrá que esperar para ver si la serie será un estímulo que traiga nuevos suscriptores. (Los últimos números indican que Starz sumó 100.000 nuevas suscripciones en el segundo trimestre).

Claire y Jamie llegan al castillo de Leoch. Photo Credit.

Forastera tiene muchos elementos que la hacen atrayente, dice Albretch, "gracias a su mezcla de ciencia ficción, viaje en el tiempo y ficción histórica", pero aparte de todas las batallas y la sangre, la serie tiene como núcleo una historia de amor, que se centra en el cariño que va creciendo entre Claire y Jamie. El único obstáculo para su floreciente atracción es el hecho de que Claire está casada con Frank (Tobias Menzies) un profesor de historia con el que se acababa de reunir tras acabar la guerra, dejando así a nuestra heroína totalmente dividida entre el pasado y su futuro.

Aunque la serie va a tener una buena dosis de apasionadas escenas de amor, Balfe afirma que la conexión entre Claire y Jamie va más allá de una atracción física. "La inteligencia emocional de Jamie es lo que, en mi opinión, destaca. En este mundo tan duro y bárbaro, está este chico que, emocionalmente, es mucho más avanzado. Y está dispuesto a aprender y está buscando quien le guíe. Y creo que eso es lo maravilloso que encuentran el uno en el otro", dice. "Realmente creo que estaba muy enamorada de Frank, pero que esto es algo que nunca antes había experimentado... Claire encuentra vida y belleza en cada momento. Se encuentra en esta época y podría hundirse totalmente, echando de menos a su marido, pero de alguna manera, surge el instinto de "no, tengo que continuar"

Mientras Albretch reconoce que muchos quieren clasificar Outlander como la versión de Starz de Juego de Tronos - comentando "ojalá y esperamos llegar a ese nivel de éxito en la cultura popular" - opina que en el fondo, su serie es simplemente "buena televisión", y espera que el contenido por sí solo sea suficiente para atraer a la audiencia que nunca ha leído los libros. "Hay mucha gente que ve Juego de Tronos y que nunca ha leído los libros, e incluso ahora puede que no los hayan leído. Lo que me gustaría ver en una situación así es cómo ambas franquicias - los libros y las cadenas - se alimentan la una a la otra"

Moore dice no estar "preocupado por atraer nuevos espectadores. Creo que si la gente le da una oportunidad, se engancharán y querrán más"

El productor de Battlestar Galáctica recuerda que Albretch le dio un consejo antes de comenzar la producción de la serie: "Hazla para las fans y confía que quien no lo sea, se van a dejar llevar por la historia de la misma manera que le pasó a quienes la leían"

El tiempo dirá si la fé de Albretch da sus frutos, pero a través de este incomparable viaje al pasado, Starz ha tomado, sin duda, atrevidos pasos para asegurar su futuro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres comentar algo? :)