sábado, 13 de agosto de 2016

La música de Outlander en París

Ahora que la temporada ha terminado, echemos la vista atrás hablando de su magnífica música. Empezamos con París.

Con Jamie y Claire pasando la mitad de la segunda temporada en París, sabía que tendría que hacer cambios drásticos en la composición. La instrumentación escocesa que define la primera temporada , fue llevada a un segundo plano para dejar espacio a nuevos instrumentos, temas y técnicas de interpretación derivadas de la música barroca francesa. Adaptar mi estilo de componer, fue uno de los mayores retos creativos a los que me he enfrentado. Mi investigación comenzó el pasado verano con una llamada telefónica a Malachai Bandy, mi instrumentista de Viola da gamba. Originalmente, comencé a trabajar con él para evocar los sonidos del renacimiento (en la BSO de Da Vinci’s Demons) justo en un período de 300 años antes de los hechos acontecidos en Outlander.

Traducido por Pilar Sánchez

Afortunadamente, la viola da gamba fue muy popular en este período histórico, alzando su auge durante la época barroca antes de dar paso a instrumentos de mayor peso como el violín y el violonchelo, que utilizamos en la actualidad.

Sospechaba que Malachai podría saber algo sobre la música de esta época, pero no estaba preparado para este nivel de entusiasmo. No es que supiese algo de música barroca francesa, sino ¡¡qué era su especialidad!! Malachai me ayudó a aprender más sobre la música de la época. Me dijo que hay “miles de piezas francesas para solos de viola da gamba” y que podrían adaptarse a cualquier efecto emocional que necesitaría.

Intrigado por su conocimiento del repertorio, hablé con Malachai si estaría dispuesto a grabar algunas piezas de viola para mí, para así tener una idea con la que trabajar. Él estaba en Europa, por lo que grabó en la Cripta de la Peterskirche de Viena con José Vázquez, Lúcia Krommer y Eva Lymenstull todos ellos con violas históricas de los años 1671-1706.

Claire Fraser y su vestido rojo parisino, en la segunda temporada de Outlander.

Tenía la esperanza de recibir unas 5 o 6 piezas y en su lugar Malachai realizó y me envió más de 76 piezas individuales, ¡¡lo equivalente a 3 horas de música!! Estaba impresionado. Esta biblioteca proporciona una fuente de música tanto para mi investigación y para su uso dentro y fuera de la serie. Varias de estas grabaciones fueron utilizadas como fondo en varias escenas de la corte dando otra capad de autenticidad.

Además de sus grabaciones personalizadas, Malachai también me habló de decenas de composiciones grabadas con varios conjuntos de música antigua. Escuché las obras de Marin Mrais, Michael-Richard de Lalande, Jean-Philippe Rameau, Michel de la Barre, Marc-Antoine Charpentier y Jean-Baptiste Lully.


El Rey Luix XV se pasea por Versalles en Outlander.

Pensaba que entendía uno de los objetivo de la serie con la música: que cuando los espectadores la vieran pudieran sentirse como si llevaran vestidos barrocos, caminasen por los palacios, ir en carruajes y pasear por calles adoquinadas. Hemos sido acondicionados por una intensidad en los sonidos por películas como Amadeus, y por piezas de la época pre-barroca y barroca alemana. Las composiciones francesas tenían los instrumentos y los sonidos correctos, pero su uso del ritmo era totalmente diferente. Para mi oído no entrenado, ¿parecía que todas se columpiaban?

Hablé con Malachai porque todas las piezas tenían el mismo ritmo idéntico. Me dijo que la práctica de la composición fue denominada “notes inégales”, o lo que es lo mismo, “notas desiguales”. “Muchas personas hacen eso en la actualidad en el que una relación de 3 a 1 pasan a octavas”, dijo. “Pero tiene que ser más sútil que eso. Significa, esencialmente, que las 2 notas de valor inferior (generalmente corcheas) deben de reproducirse de manera desigual en la mayoría de los movimientos, por lo que por general, la primera nota en relación la segunda nota de cualquier par es dado alrededor de 3 a 2 o incluso de 4 a 3. Oriás esto en todas partes. Es tan común en la música francés que se me olvidó por completo mencionartélo. ¡Lo siento!”.



Inicialmente tenía mis reservas sobre el ritmo, ya que temía que pudiera añadir una levedad no deseada en las escenas y distraer al público, quien espera que con las subdivisiones del ritmo, cambie la escena como han visto en otras ocasiones. Hablé con Malachai si podría cambiar los ritmos para hacerlos más rectos. Él me hizo una mueca, como si fuera un cachorrito, pensó sobre ello y me dijo: “Por supuesto. Es decir, a todos nos recuerda al sonido alemán”. Me reí, y cambié mi opinión sobre las notes inégales.

Malachai fue un recurso muy útil como consultor. A lo largo de los episodio que transcurren en París, con frecuencia, él era el solista en las sesiones de grabación, asegundo así que los ritmos y los trinos eran los correctos. Aprecié mucho su atención al detalle y su paciencia conmigo, así como cuando tenía que cambiar las reglas marcadas de la música barroca para conseguir el efecto dramático.

Claire se reúne con el Rey de Francia en la segunda temporada de Outlander.

(Malachai: “¿Esos tambores tienen que estar ahí? Ellos no lo habrían utilizado”
Bear: “ Sí”
Malachai: “Pero…”
Bear: “Porque esa escena es impresionante y necesitan tambores porque los tambores son impresionantes”
Malachai: “… vale”)

Como me zambullí en la escritura de la partitura, encontré rápido esos ritmos franceses tan únicos. Las notes inégales, eran una herramienta muy valiosa. La sensación rítmica crean la sensación de ligereza en la música de origen que contrasta con los matices más oscuros de mi composición. Ahora tenía la instrumentación, las melodías y la composición técnica y tenía que escribir una composición que no sólo fuera distinguida por ser barroca, sino porque tuviera toques franceses.

ATENCIÓN, SPOILERS. Estos nuevos sonidos son evidentes en los primeros minutos del segundo episodio “Not in Scotland Anymore”. En una bella secuencia, seguimos a Claire desde la ventana de su hermosa casa barroca hacia las escaleras de caracol, al patio, su carruaje y adentrándose por las calles de París. Inspirado por el diseño de producción de Jon Gary Steel y los exquisitos vestidos de Terry Dresbach, sospechaba que la música podría ayudar a esta escena a dar mayor peso hacia el mundo barroco.



Empecé nuestra inmersión el mundo barroco francés mediante la disposición y la incorporación de la famosa composición de Jean-Baptiste Lully “Pasacaille” de su obra Armide. Me gustaría recuperar la obra de Lully una y otra vez a lo largo de estos episodios, ya que su melodías son evocadoras. Aquí el “Pasacaille” es quejumbroso y melancólico. Me esforcé por permanecer fuera del camino de los maravillosos efectos visuales y proporcionar una elevación a lo largo que van pasando las secuencias. Sin embargo, para los créditos finales, volví a utilizar la composición de Lully, esta vez, con un nuevo arreglo cargado de angustia.

Hice una fuente importante en el tapiz de mi composición en otros lugares del episodio. Para la escena donde Jaime y Murtagh luchan en un parque, incorporé otra composición de Lully, el segundo “Intermede” de “Le Bourgeois Gentilhomme”. Elegí esa pieza porque el ballet-comedia era una especie de sátira en la alta sociedad francesa del Siglo XVIII, y dado que en dicha escena la nobleza francesa aparecen indignados y disgustados al ver a estos dos escoceses luchar con espadas.



Después, en el episodio, conocemos a las dos nuevas amigas de Claire: Louise de La Tour y Mary Hawkings. Para esas escenas incorporé la pequeña melodía de la Ópera Alcide de Marin Marais. Puede que me equivoque, pero estoy dispuesto a apostar que esto marca la primera vez que la música de Marin Marais se haya utilizado durante una escena de depilación femenina (Antes de Outlander, claro… ¡¡y espero que no sea la última!!)

Aparte de la escena de la depilación, la tarea más desalentadora de la composición, sería claramente el estreno de Versalles. Esta secuencia nos lleva a un nuevo nivel de esplendor visual y en el que Ron Moore y yo sentíamos que la música tenía que golpear hacia ciertos niveles que apoyaran la opulencia del momento.

Históricamente hablando, las orquestas y óperas en Versalles podrían alcanzar proporciones masivas: contaría con cientos de artistas en la compañía, tocando en grandes salones y jardines delante de miles de espectadores. Si bien mi orquesta bien era tan grande, metí tanto en la banda sonora tanto sonido como me era posible para que nuestra poderosa transición al majestuoso palacio. Aumenté el tamaño de mi conjunto de cuerdas y añadí violas da gamba, clavicordios, flautas y trompetas barrocas, el laúd barroco, así como percusión. Quería que la música nos dejara caer de cabeza en un paisaje regio, con un sonido único.

Los jardines de Versalles de Outlander, fueron en realidad recreados en Praga.

Para esta secuencia, seleccioné y adapté el Preludio “Marche en Rondeau” de Marc-Antoine Charpentier. “Te Deum” es un himno cristiano de alabanza y la configuración de motetes que utiliza Charpentier eran muy frecuentes utilizarlos para triunfos militares, así como en otros eventos públicos en la corte en los que el Rey estuviera presente, como símbolo de que el Rey era la presencia de Dios en la Tierra. Me sentí atraído por la pureza de Charpentier porque su melodías es regia, pero su introducción es llamativa: Una fanfarria en la que hace que los tambores resuenen.

Nunca he utilizado los timbales en esta banda sonora, ya que se le asocia con grandes orquestas sinfónicas, pero me gustaba para inducir la llegada de esta nueva música con un instrumento totalmente nuevo en la composición. Inmediatamente, seguí con una fanfarria de timbales con una melodía de trompetas barrocas, que es la primera que vez que la utilizaría en la composición de la banda sonora de Outlander.



A medida que la historia transcurre en exteriores, en salones dorados y concurridos, desnudé al orquesta a un grupo más pequeño de unos ocho solistas barrocos y continué la pieza a lo largo de las distintas escenas de la fiesta como si la música que se reproduce fuese tocada por músicos en cada sala. Ojo, fijaos en el momento exacto en el que orquesta mayor se convierte en una orquesta pequeña y notarás que utilizo un momento de silencio discordante para dar un toque de comedia en el diálogo de los personajes ¡¡Cosas divertidas!!

Sin embargo, no toda la música histórica en el segundo episodio era francesa. Quizás lo más destacado, en mi opinión, es la introducción del Bonnie Prince Charlie, interpretado por el magnífico Andrew Gower. Al ver a un hombre zelote-ego-maníaco, ¡¡no encaja con la leyenda del ‘Bonnie Prince’ que nos esperábamos!!

Para su escena, utilicé variaciones sutiles de la melodía clásica de las Highlands “Came Ye O’er Frae France?”. Esta magnífica canción popular fue escrita durante la Revolución Jacobita. En otro contexto, esta melodía podría haber sido utilizada para crear un telón de fondo de una escena heroica para este personaje revelador. Pero aquí, en este contexto, está fracturada y casi irreconocible a la original, dándonos a entender que la vida real del Príncipe Stuart es sólo una sombra de la leyenda.

A medida que la historia va transcurriendo en París, he ampliado mi repertorio. El Pasacalle de “Armide” hace otra aparición en el cominezo del capitulo “Useful Occupations & Deceptions”. En ese episodio, hay una escena memorable con Suzette y Murtagh en la que utilizo otra composición de Lully, la “Marche des Combattants” de la ópera Alceste.

Jamie Fraser echó mano de todas sus armas para luchar por su objetivo.
Una de mis escenas favoritas en el tercer episodio, es la partida de ajedrez que tienen Jaime y el Ministro Duverney, en la cual dispuse de “Chaconne” de la ópera Dardanus” de Jean-Philippe Rameau. Me divertí mucho con esta extensa secuencia estableciendo notas barrocas en un contexto de percusión escocesa, incluyendo el icónico bodhrán; se realiza la transición al mundo francés gracias a las notes inégales, colocadas perfectamente en los huecos que quedaban en la percusión de la música escocesa., que alza el espíritu de la serie.

El episodio concluye con un cameo musical escrito directamente en el guión: El “Aria” de J.S. Bach, de las “Variaciones Goldberg”. Para esta secuncia, donde la Madre Hidegarde toca el clavicordio, el sonido no fue grabado en el set (algo común para este tipo de producciones). Era capaz de recrear su actuación en mi propio estudio esforzándome para ofrecer suficientes notas para que fuesen reconocidas. Fue muy divertido, ya que esto me recordó a otra producción de Ronald D. Moore en el que el mensaje estaba cifrado en la música (Battlestar Gallactica).

Uno de mis momentos favoritos durante los episodios de París, ocurre cuando Claire va corriendo para detener una palea entre Jamie y Jack Black Randall. Inmediatamente, las maquinaria se pone en marcha, creando un ostinato urgente en do menor. Debajo de ello, el bodharan y la pequeña percusión aumentan de forma urgente, antes de que un dúo de viola da gamba ocupe la parte central de la composición. La melodía es “Muzette and Double” del Libro IV de Marin Marais para piezas de viola, en la que se destaca su melancolía inherente. Hice alteraciones en la línea baja y progresivamente los acordes iban aumentando para dar fuerza a la tragedia cinematográficamente. 

Claire va en busca de Jamie, con consecuencias dramáticas.

Esta es una de mis escenas favoritas de la segunda temporada, ya que crea una situación de riesgo y tensión. Hace que sintamos que los acontecimientos de la vida de Claire estén fuera de control y eso nos aterrorice.

Naturalmente, no toda la música de París la extraje de los archivos. Compuse una serie de temas para los nuevos personajes.

¡Sabía que el Maestro Raymond merecía un tema propio desde el instante en el que vi ese cocodrilo gigante en su botica! “Raymond’s Theme” es muy diferente que otro tema que haya escrito para la serie. Tiene elementos de comedia, misticismo y misterio. Su tema es generalmente tocado por un solo de acordeón (realizado por mí, ¡por supuesto!) dándole sensación de folklore popular y magia gitana. Este tema ha sido incorporado en la serie para cada escena del Maestro y será utilizado en un contexto más oscuro en el siguiente episodio “Faith”.

En este nuevo episodio, se introduce un nuevo tema: “Faith Theme”. Este tema es una de las melodías más emotivas que he escrito para la serie y tengo la esperanza de que será bien recibido por los espectadores. La composición consta con un solo de piano, en el que también cuenta con una flauta sinfónica. Estos dos instrumentos, en conjunto, casi nunca habían sido utilizados en Outlander, por lo que enmarcados en este contexto le dan un aspecto distinto, moderno y espero que desgarrador.

Mirando atrás en toda la música que he compuesto, me cuesta creer que se trate de la misma serie que me dio la oportunidad de explorar la música folklórica escocesa y que utilicé en la temporada pasada y la distinguió por ello. Se abstiene de esos nuevos cambios el tema “Claire y Jamie”, que se utiliza en cada episodio en el que se intentan subrayar los momentos más íntimos de la pareja, las pérdidas más devastadoras, el optimismo, y la esperanza de que aún pueden cambiar sus destinos.

Bear McCreay,compositor de la banda sonora de Outlander.


Una de mis experiencias favoritas como compositor es trabajar en un proyecto que me permite (o que me da fuerzas) a aprender un nuevo lenguaje musical. Mi curso acelerado de música francesa barroca, el rendimiento y la historia, siempre se destacan como uno de los momentos más creativos y más emocionantes de mi carrera. Sorprendentemente, el sonido de la composición está a punto de cambiar una vez más, a un estilo más familiar y nuevo al mismo tiempo. Volveré al blog muy pronto.

Bear.



Para estar informado al minuto de todo lo que sucede en el mundo Outlander, no te olvides de seguir a @OutlanderSpain, el Twitter del blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres comentar algo? :)