sábado, 25 de abril de 2015

Bear MacCreary habla de la música de los episodios 10 y 11 de Outlander.

Outlander: “By The Pricking Of My Thumbs” & “The Devil’s Mark”
O lo que es lo mismo en español: "Un mal presagio" y "La marca del diablo"



Traducido por @Pilarica


“By The Pricking Of My Thumbs” y “The Devil’s Mark” hacen que realmente te sientas en una misma historia con dos parte unificadas. El primer episodio tiene un tono más ligero, pero en el segundo, los acontecimientos que se producen, forman un montaña rusa emocionalmente implacable.

EL DUQUE DE SANDRINGHAM

En “By The Pricking Of My Thumbs”, se incorpora al elenco el Duque de Sandringham, un político encantador y decadente que hará cualquier cosa para mantener su estatus social. Es un tipo divertido, pero implacable. No le escribí un tema, porque en realidad no había necesidad. Su papel es principalmente una solución al problema de Jamie. El actor que da vida al Duque, Simon Callow, hace una brillante interpretación con gestos memorables, por lo que no sentí ninguna necesidad de saturar sus escenas con melodía.


Sin embargo, quería una partitura para reflejar su presencia y que sonase desde el principio, al final de la presentación del título del episodio. Por eso terminé la melodía “Skye Boat Song” con un dulcimer y jugué con mazos suaves. El sonido emula un clavicordio, que evoca la alta sociedad barroca, pero sin ese timbre tan característicamente penetrante del instrumento.

VUELVE EL TEMA DE LAS PIEDRAS.

Al principio del episodio, Claire encuentra a Geillis en el bosque, por la noche, realizando un ritual de invocación. Claire, al ver la danza, recuerda de inmediato la danza de la que fue testigo en la colina de Craigh Na Dun, durante el primer episodio. Esto marcó la ocasión perfecta para traer de vuelta el Tema “Stones/Piedras”.

Después de su introducción memorable en el primer episodio (“Dance Of The Druids” en la banda sonora), este tema ha aparecido un puñado de veces, siempre de forma instrumental. Para esta secuencia, quería hacer una referencia musical abierta, así que me traje a la vocalista Raya Yarbrough.



La voz de Raya nos es ya familiar: ella es la cantante de nuestro tema principal. Pero su aproximación al tema de las piedras es más etéreo, casi como una voz completamente diferente.

La señal de invocación comienza teniendo como testigos a Claire y a Geillis, con un solo vocal por parte de Raya, introduciendo el tema contra la misma arpa y celeste que usé como fondo en el primer episodio. Cuando Claire tiene flashbacks a las bailarinas en las piedras, introduje un segundo pase de voz de Raya, cantando una línea de armonía. Raya canta la misma melodía y letra tal como lo hizo antes (en el primer episodio), pero este arreglo se siente mucho más íntimo. En el primer episodio, acodamos decenas de pistas vocales de Raya para crear un poderoso muro de sonido, necesario para competir contra los tambores y la orquesta. Aquí, hice un arreglo escaso. Solo dos voces co-existen pacíficamente por encima de un suave y pequeño conjunto de cuerdas. Sentí fuertemente que este momento debía recordarnos a la danza de las druidas, pero al mismo tiempo destacar por sí mismo, con una nueva interpretación de la melodía.


[SPOILERS DEL CAPI] Espectadores y fans de los libros que sean perspicaces, pueden apreciar aquí un nivel de información secundario. Cuando más tarde descubrimos que Geillis es una viajera en el tiempo como Claire, si miramos hacia atrás, nos daremos cuenta de que en la nueva versión del tema “Stones” de esta escena, se da a entender esta idea. [/FIN SPOILERS DEL CAPI] 

EMOCIONES EN CONFLICTO

“By The Pricking Of My Thumbs”, tiene muchas escenas emocionales con múltiples capas de significado oculto. La propuesta musical más eficaz no siempre era la más obvia.


Claire se horroriza al encontrarse con un bebé enfermo que dejaron morir en un árbol, y no es capaz de salvarlo. Si piensas que esta escena es difícil de ver, trate de pasar cuatro o cinco horas pensando en ella y luego ves cómo te sientes. Recientemente he sido padre, y esta escena era muy difícil para mí. Sabía que necesitaba un gran impacto emocional, pero me costó encontrar la mejor manera de conseguirlo. Lo probé de unas cuantas maneras diferentes, y finalmente determiné que el enfoque más ligero posible era el más eficaz. Más grandes y efectivos acordes orquestales hicieron que la escena se sintiera como si fuera más sobre el bebé y menos sobre Claire. Un enfoque más ligero, lentos acordes de cuerda en movimiento contra un fondo etéreo, parecía captar tanto el dolor de una muerte trágica como la confusión que rodea a sus circunstancias.


Otra escena intensa e interesante es cuando Claire ayuda a calmar a Dougal, quien se enfurece tras enterarse de la muerte de su esposa. Mi planteamiento era reconocer su dolor, pero centrándome en la tensión de Claire y Angus y su desafiante tarea de conseguir que Dougal se tomase un sedante. Esta escena contiene rabia, dolor, acción, sigilo, tensión y comedia en iguales dosis. Me esforcé en hilar muy fino y se usó un violín y una pequeña parte de percusión expresiva para la mayoría de la narrativa pesada.

El episodio da un giro sombrío para peor al final: Geillis y Claire son arrestadas y acusadas de brujería. Agitados acordes de cuerda crean una disonancia creciente contra las pequeñas gaitas escocesas, lo que resulta en una textura horrible y única para Outlander .




La voz de Raya Yarbrough regresa para los créditos finales, proporcionando una declaración fúnebre del tema “Stones”. A diferencia de versiones anteriores, esta descansa encima de una cama ominosa de cuerdas y bajos. La referencia de los créditos finales al tema “Stones” pretende dar a entender que la ceremonia de invocación de Geillis volverá para rondar a las dos.

THE DEVIL’S MARK

El siguiente episodio, “The Devil’s Mark”, es uno de mis favoritos de la temporada debido a la fuerza narrativa que hay en él y que incluso podría haberse utilizado como un gran final de temporada. 
Es un importante cambio de tercio el que se produce en este capítulo, ya que vivimos escenas rebosantes de temor, esperanza, desesperación, aventura, lujuria y romance. 

Dada la naturaleza de la materia, la carta de título para este episodio podía haber sido muy oscura, sin embargo, la imagen que se utilizó fue una magnífica bandada de estorninos. La imagen fue magnífica, y llamó a la reflexión en la partitura. Por lo tanto, he usado mi mayor orquesta para crear un alto acorde sostenido, y puse la canción “Skye Boat” en chello y contrabajos. Como ya sabéis, me esfuerzo por darle un final único al “Título Principal" en cada episodio. Para aquellos que lleváis la cuenta, recordad que estoy hablando del episodio 11.


Los dos primeros tercios del capítulo se llevan a cabo en las frías profundidades del agujero de ladrones y en la sala abarrotada del juicio, donde Claire y Geillis tienen tan solo un aliado. Marqué estas secuencias con las texturas que descubrí al final del episodio anterior. Las pequeñas gaitas escocesas proporcionan la base contra la cual las cadenas agregan una creciente disonancia. He creado la sensación de enormes tambores procesionales con el bodhrán y los timbales escoceses. Mi esperanza es que la partitura ayude a que el público sienta que Claire y Geillis están condenadas.


Este arco de la historia culmina cuando Geillis y Claire regresan a la sala del tribunal, donde Geillis ha decidido sacrificarse. Cuerdas graves y gaitas sufridas crean una sensación de desesperanza y muerte. Desde aquí, la música se acumula gradualmente, aumentando la intensidad en el transcurso de unos diez minutos. Las cuerdas se mueven más y más rápido a medida que se introducen nuevos instrumentos. Jamie irrumpe en la corte, acompañado de violín, gaitas y percusión escocesa. Por fin, cuando Geillis hace su último sacrificio, la orquesta entra. Desgarradoras notas con patrones oscilantes frente al aumento de percusión, flautas y violín.

CONFESIÓN DE CLAIRE

Después de que el pueblo se lleva a Geillis a la hoguera, se produce un fundido a negro, y estoy seguro que muchos se prepararon para ver los créditos, tras tanta historia y tanta revelación junta. Si en esta serie se emitiesen anuncios, seguro que sería así, pero afortunadamente, estamos en una serie de cable, por lo que el capítulo apenas ha llegado a la mitad. El resto del episodio cuenta una nueva historia: Claire confiesa todo a Jamie, y ambos deben decidir cómo seguir adelante con su relación. Para estas escenas, me traje el tema de Jamie y Claire al frente y a lo grande.


Hasta este punto, su relación se había consumado de todas las maneras posibles, pero Claire todavía estaba ocultando la verdad a Jamie. No hice ninguna variación musical durante la confesión de Claire, porque creo que nuestra creciente familiaridad en cada episodio con su tema como pareja, hace que sea más eficaz. Al principio de la temporada me contuve para no crear pasajes románticos, lo que permitió que la historia se pusiera por delante. Como espectador y fan de la serie, siento que este episodio puede ser el momento en el que esa reserva inicial está empezando a dar sus frutos.

Dónde decido utilizar el tema de “Claire & Jamie” es casi tan importante como dónde decido no hacerlo. En el clímax del episodio, Jamie lleva a Claire de vuelta a las piedras en Craigh na Dun para que pueda volver a su propio tiempo y a su marido. Durante esta escena, utilicé una variación emocional del tema “Stones”, en lugar de su propio tema. Lo hice con la esperanza de crear una simetría musical respecto a la música asociada con su primer viaje a través de las piedras. Mi esperanza es que la presencia de este tema en este momento ayude a los espectadores a pensar, aunque sea sólo por un instante, que Claire va a viajar a través de las piedras y volver a casa.


Por supuesto, decide quedarse con Jamie. Curiosamente, al final de este episodio se resuelve lo que pensábamos que había sido el eje narrativo de toda la serie. Llegados a este punto, esta serie trataba de la historia de una mujer que intentaba volver a su época, una especie de “Regreso al futuro” con gaitas y sexo. De repente, todo eso cambia. Termina con un cambio de secuencia. “The Devil’s Mark” podría haber sido, fácilmente, el final de la temporada o el final de la serie; en cambio, abre nuevas posibilidades narrativas, lo que conducirá a nuevas y emocionantes oportunidades para la música.

En los próximos episodios, voy a profundizar en la música tradicional escocesa, escribir los pasajes orquestales más intensos de la serie e introducir una nueva familia de sonidos en la partitura. Manteneros al tanto.

Bear



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres comentar algo? :)