jueves, 11 de diciembre de 2014

Bear McCreary habla de la música de Outlander.

Al igual que la encargada del vestuario, Terry Dresbach, el compositor de la serie Outlander - Bear McCreary - tiene también su propio blog. Sus entradas son extensas y minuciosas, y para alguien como yo, que no sabe apenas de música, difíciles de traducir con justicia. Aun así, me he "atrevido" con la que habla del episodio piloto, "Sassenach", para que sirva de muestra de lo meditada y trabajada que está la música en esta serie. ¡Que lo disfrutéis! Aunque es largo, merece la pena leer todo sobre proceso creativo.



Outlander, la nueva serie épica de Ronald D. Moore basada en las novelas de Diana Gabaldon, es un proyecto que combina muchas de mis pasiones. Tengo la oportunidad de acompañara una narrativa arrolladora, colaborar con músicos de talla mundial, e integrar los instrumentos y la música folk escocesa que he adorado toda mi vida.

Desde el principio, quería dibujar predominantemente la instrumentación de Escocia y de su música. Los instrumentos como el violín, gaita, acordeón, penny whistle (un tipo de flauta), acordeón y bodhrán (un tipo de tambor) forman la columna vertebral de las melodías, con el apoyo de pasajes orquestales, voces inquietantes y mucha percusión

El primer episodio de Outlander, "Sassenach," se abre con un impresionante paisaje de las Highlands (tierras altas escocesas), acompañados por la voz en off de Claire. Ella está hablando claramente del futuro, mirando hacia atrás desde su experiencia, así que quería que la música añadiera un sentimiento de sabiduría y añoranza. La partitura comienza con una D sostenida en los bajos y violonchelos de la orquesta, antes de que una combinación de gaitas y violines entren para aportar un inquietante, pero claro tono escocés. La apertura nos lleva desde el primer fotograma de la serie, directamente hasta la canción de los créditos. En el camino, nos encontramos con Claire en el actual Inverness, y un flashback de su último día de guerra. Estas imágenes se destacaron con una presencia orquestal de ensueño, la intención era dar la sensación de que todo esto es un preámbulo a una historia mucho más amplia.

Claire, tras enterarse que la guerra ha terminado. Photo credit

Cuando Claire se da cuenta de que la guerra ha terminado, se toma un bien merecido trago de champán, y un "penny whistle" (una especie de flauta) nos introduce por primera vez a lo que será el tema de Claire y Jamie.

Algunas fans ya me han preguntado por qué puse este tema aquí, antes de que haya conocido a Jamie. Mi esperanza era transmitir la idea de que estamos siendo testigos de este evento desde la perspectiva de Claire, una Claire que ya ha hecho este viaje y ahora está mirando hacia atrás, para compartirlo con nosotros. La Claire de la voz en off ya conoce a Jamie, y refleja este momento como el comienzo del viaje que la llevará hasta él. Por otra parte, podría haber llenado fácilmente este espacio con unas triunfante trompetas celebrando la victoria de los Aliados. Pero, esta historia no es acerca de la guerra, es acerca de Claire. Espero que el resultado ayude al espectador a enfocar su atención en la mujer en mitad de toda esta energía y júbilo. El Tema "Claire y Jamie" se desarrollará más tarde en el episodio, y voy a hablar de ello con más detalle a continuación.

Esta escena del principio también cuenta con uno de mis pasajes orquestales favoritos en la serie hasta el momento. La música debía sentirse con energía, pero pedí a los instrumentistas de cuerda que la tocaran lo más suavemente posible, lo que resulta en una textura suave que casi se siente como una canción de cuna. Y que nos lleva directamente a la secuencia principal de la serie: mi adaptación de una canción popular escocesa, "The Skye Boat Song."

Siempre he adorado esta pieza, y sentí que la conexión de su letra con el levantamiento jacobita podía hacerla perfecta para esta serie. Me esforcé en usar la letra de Sir H. Boulton. Afortunadamente, la vocalista Raya Yarbrough - que pone voz a la canción de cabecera - recordó otra letra, escrita por Robert Louis Stevenson. Esta resultó mucho más adecuada para la historia de Claire, y más aún tras alterar algunas palabras para que cuadrase con el género femenino de quien representaba (Claire).

Ron Moore y yo originalmente teníamos previsto usar una canción instrumental para la apertura de la serie. En realidad nunca antes he compuesto un tema principal que tuviera letra, así que no se me había ocurrido Después de experimentar un poco en mi estudio, decidí llevar a Raya para ver cómo sonaría con letra. Inmediatamente, me di cuenta que su calidad vocal, única y atemporal, aportaría algo especial a Outlander, y Ron Moore y los demás productores estuvieron de inmediato de acuerdo. El tema lo podéis comprar en iTunes y otras tiendas digitales.

Tras el prólogo ampliado y la música de cabecera, nos sumergimos en el verdadero relato, comenzando con Claire y Frank en 1945. Este episodio es único, ya que pasamos la mayoría de nuestro tiempo en los años cuarenta, conociendo la relación entre Claire y Frank antes de que ella caiga a través del tiempo. Con la mitad del episodio dedicado a explorar su relación con Claire, sabía que Frank necesitaría un tema propio.

Frank Randall es el marido de Claire en 1945. Photo Credit.

Frank es un oficial británico, y un agradable, aunque no apasionado, hombre. Quería representarle de una manera distinta, para diferenciarle de los tintes escoceses de la partitura. Para ello escuché las obras de mis compositores ingleses favoritos: Ralph Vaughan Williams, Gustav Holst y Benjamin Britten, que con frecuencia incorporan canciones populares inglesas en sus composiciones orquestales, canciones que tienen una calidad armónica e instrumental diferente a la de la música escocesa. También quería que Frank tuviera un instrumento único para él. Escogí el clarinete, porque evoca una sensibilidad aburguesada que se decantaría de las escarpadas texturas de los populares instrumentos musicales escoceses. Por fin, escribí el tema de Frank.

El tema de Frank ocupa un lugar destacado durante todo el primer episodio, junto con exuberantes armonías de cuerdas e instrumentos de viento que evocan a mis compositores británicos favoritos. Sus escenas con Claire son necesarias para contar su propia historia, más pequeña dentro del marco más amplio de la serie: en un principio, él y Claire son "torpes" cuando están el uno con el otro, y poco a poco su relación se hace más íntima a medida que el episodio progresa. La partitura de sus escenas es siempre romántica, a pesar del sexo (en particular, ¡la escena en las ruinas del Castillo de Leoch!) La función de estas escenas era establecer una relación con Frank lo suficientemente fuerte como para mantener la tensión durante el resto de la temporada. Siempre he utilizado la partitura en sus escenas juntos para sugerir un vínculo profundo y significativo entre ellos. El público tiene que creer que tienen una conexión genuina, así que sabía hacia dónde tenía que enfocar la música.

El tema de Frank sustenta gran parte de la música en los primeros treinta minutos del episodio. Un tema nuevo, sin embargo, se introduce hacia la mitad del episodio, que puede llegar a ser aún más importante... Este tema se escucha por primera vez cuando la señora Graham lee la palma de Claire y habla de su futuro, en un dúo sutil de arpa [celta] y flauta. El tema ocupa un lugar central cuando Claire y Frank son testigos de la danza de las druidas en el círculo de piedras.

La Sra. Graham es una de las druidas de Outlander. Photo credit.

Esta escena es fundamental para la serie, y para los fans de los libros, así que sabía que tenía que ser perfecta. Ron elaboró la escena de tal manera que me dejó espacio para una pieza destacada de música. Las druidas hacen una especie de coreografía, presumiblemente están cantando/escuchando algún tipo de música para guiar sus movimientos, así que quería honrar la idea de que podrían estar cantando, ofreciendo así la escena desde la perspectiva de Claire al mismo tiempo, dejando claro el profundo impacto que ese momento tenía sobre ella.

No tenía ni idea de qué tipo de música podría haber sobrevivido desde los tiempos de los druidas, así que llamé a mi historiador musical permanente, Adam Knight Gilbert. Adam es increíblemente experto, y sabía que podía contar con él para ayudarme a hacer el mundo musical de Outlander lo más auténtico posible.

Él me informó lo que yo ya sospechaba: la música de los druidas no ha sobrevivido, y gran parte de la música que la gente asocia con ellos actualmente, se basa en la mitología construida por la cultura pop, sin ningún tipo de exactitud, por tanto. Sin ningún material que aprovechar, decidí entonces adaptar la lírica más antigua que pudiera encontrar perteneciente a la región. Adam encontró unas cuantas piezas y elegí la que yo sentí casaba mejor con la escena, la primera estrofa de un poema llamado "Duan Na Muthairn," o "Runa de la Muthairn." Los versos fueron extraídos de una colección de Alexander Carmichael llamada "Carmina Galedica", publicada en 1900, que estuvo a la vanguardia del movimiento de renacimiento gaélico durante esos años.

Rey de la luna,
Rey de sol,
Rey de los planetas,
Rey de las estrellas,
Rey de el mundo,
Oh Rey del cielo,
Oh! precioso tu rostro,
Tu haz bello.

Para la música, he compuesto un tema original, en base a este texto. Lo escribí en modo dórico, escala que empleo con frecuencia para esta serie por su sabor a "viejo mundo", y sus elegantes armonías implícitas. Debajo de la melodía, compuse una progresión armónica claramente moderna para dar al tema una calidad de otro mundo. Así fuí llegando poco a poco al tema de las piedras.

La secuencia comienza con un ostinato simple en el arpa celta, sobre un lecho de cuerdas orquestales inquietante. Luego, dos voces femeninas entran, cantando el tema en armonía (todas las voces para esta secuencia cuentan con la voz de Raya Yarbrough por encima). A medida que la escena avanza, he añadido nuevas capas de la voz de Raya, expandiendo la instrumentación en la percusión, junto al violín escocés y una exuberante orquesta de cuerda. La escena es el sueño de cualquier compositor, pues cuenta con magníficos efectos visuales, grandes emociones y ningún tipo de diálogo que compita con la música. Componer esta escena ha sido uno de los mejores momentos de la serie hasta el momento, y me permitió escribir un tema que dará sus frutos en el futuro de una manera interesante.

Por fin, tras más de la mitad del episodio, Claire viajes a través del tiempo y se despierta en la Escocia del siglo XVIII. A partir de aquí, la partitura adquiere un tono claramente escocés, que permanecerá constante para el resto de la serie. Las gaitas serán las estrellas.

El Capitán de los casacas rojas, Jack Black Randall. Photo credit.

Tras escapar de los casacas rojas, Claire se encuentra con uno de los antepasados ​​de Frank, El "Negro Jack Randall" (Black Jack Randall). Algunos oyentes astutos se darán cuenta de que por debajo del tema, suena un clarinete como referencia a Frank, en una versión distorsionada y de menor importancia del tema propio del personaje, para relacionarlo con su propio antepasado.

Para la segunda mitad del episodio, tuve la precaución de no recargar la música con un montón de temas para los diferentes personajes de peso. De lo contrario, podría haberme vuelto loco con temas individuales para Duncan, Murtagh, Rupert y demás. Sabía, sin embargo, que este enfoque haría añicos la realidad del mundo que Ron había construido con tanto cuidado. Así que me concentré, en cambio, en la instrumentación, color y estado de ánimo.

La partitura toma una forma más folk, influenciada sin duda por el hecho de que Claire se encuentra en el año 1743. Esto es evidente en la primera escena de Jamie y Claire , cuando salen fuera de la cabaña y miran hacia Inverness en la oscuridad. Aquí, un flautín solista establece el tema de Claire y Jamie, una vez más. Sin ningún tono romántico.

Esta reserva fue intencional. Ron y yo sentimos que el romanticismo era el núcleo de la historia, y como tal, no había necesidad de bucear en ello en el primer episodio. De hecho, difícilmente se puede oír nada romántico incluso en el segundo episodio. Decidí dejar que su relación se desarrollase por delante de la partitura, para dejar siempre que su intimidad en la pantalla suceda primero, y la música venga después. Esta es una respuesta directa a los clichés románticos, donde suena siempre la música romántica antes de que los dos amantes se besen, anunciando a la audiencia lo que va a suceder. El público tiene que esperar a que la historia [romántica] suceda, por lo que la música tendrá que esperar también.

El tema de Claire y Jamie se deja oír en su declaración más prominente durante el montaje de las escenas a caballo, mientras viaja con sus nuevos compañeros hacia Cocknammon Rock. Las imágenes son francamente impresionantes. Podría haber llenado fácilmente esas magníficas vistas y bosques brumosos con altísimas líneas orquestales. En su lugar, tenemos solamente un bodhrán, la melancolía de un pequeño conjunto de cuerdas y un arpa celta, sentando las bases de un flautín solista que nos introduce el tema de Claire y Jamie, antes de que la pequeña melodía de una solitaria gaita escocesa concluya la pieza. El tono es casi triste, y sin embargo cargado de emoción. La presencia de este tema representa el comienzo del viaje de Claire, y sólo en episodios posteriores va a conectar directamente a su relación con Jamie.

Claire y Jamie cuando prácticamente acaban de conocerse. Photo Credit.

En el fondo, el Outlander no es una serie de acción, pero sí tiene varias escenas de acción. Esto me permite usar la instrumentación escocesa de forma más agresiva. Mi momento favorito en "Sassenach" es el asalto a Cocknammon Rock. Aquí he utilizado las gaitas ¡y se ha creado una pieza simplemente devastadora!

La percusión juega un papel importante. Si alguna vez has escuchado una banda de gaitas en marcha, reconocerás el sonido característico de los tambores escoceses. Estos tambores están específicamente diseñados para que se oigan a través del gran rugido de las gaitas. A diferencia de los tambores normales, están hechos de kevlar, que se extiende muy apretado, creando la sensación de tocar sobre una mesa. Son increíblemente fuertes, y requieren una precisión extrema para ser tocados. Sabía que serían muy útiles para las escenas de acción. Además de la calidad del sonido único de los tambores, siempre me he sentido atraído por los ritmos complejos, el balanceo de cadencias de las marchas escocesas. Partiendo de esa inspiración, escribí una cadencia marcial y optimista para las trampas de Escocia, dividida en tiempos, dando a la secuencia de acción un aire claramente escocés.

El final del episodio nos lleva al Castillo de Leoch. Aquí, me dejé llevar por mis instintos orquestales y dejé que la música se disparase. Líneas orquestales completas se elevan por encima de una pequeña cadena de ostinato, mientras las gaitas escocesas juegan de apoyo. Desde aquí vamos hasta los créditos finales, donde los Uilleann realizan una de mis melodías favoritas del episodio. Una melodía, no un tema, que sonaba en mi imaginación mientras componía los créditos finales. ¡Me vino la inspiración! Tal vez vuelva a sonar en un episodio futuro, o tal vez sólo será para "Sassenach." Llegué a la conclusión del episodio con una repetición inquietante de voces de Raya Yarbrough, que canta una variación etérea del tema de las piedras.

La música que suena al final de "Sassenach" es exclusiva para este episodio. Como ya hice con "Los Demonios de Da Vinci" en la segunda temporada, escribiré una pieza especial para el final de cada episodio de Outlander. Gracias a que Starz los emite sin estropear los créditos finales con anuncios, aprovecho la oportunidad de dar al público un minuto extra de emoción, para saborear la conclusión que se haya producido en el capítulo. (En la proyección durante la Comic Con, el público estalló en aplausos tan atronadores cuando terminó el capítulo, que dudo que nadie escuchara una sola nota, ¡así que me alegra decirlo ahora!)

[Y aquí dejo el vídeo de Raya, la vocalista, cantando el tema de la serie junto a Bear, el compositor, que la acompaña al acordeón, tal como la interpretaron en la Comic Con de San Diego en Julio del 2014]



El primer episodio de Outlander introduce los temas fundamentales para el resto de la temporada: el tema Claire y Jaime, el tema Frank y el tema de las piedras. Otros irán apareciendo en los próximos episodios, pero mi mayor énfasis será en las melodías populares escocesas y otras músicas del siglo XVIII. Cada uno contará con nuevas melodías populares en la partitura, que nos ofrecerán una visión de este mundo. Algunas serán familiares, y otras serán más oscuras. Mi esperanza es que la partitura esté a la altura y revalorice la autenticidad de los guiones, el vestuario y el diseño de esta producción impecable.

Agradezco sinceramente a la comunidad de fans que ha puesto su fe en mí para realizar este trabajo adecuadamente, y estoy agradecido a Diana Gabaldon, Ron Moore y el resto del equipo Outlander por esta rara oportunidad de vivir mis sueños musicales. ¡Aquí vamos!

-Bear


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres comentar algo? :)