domingo, 7 de julio de 2013

Todas las razones por las que Sam Heughan es el perfecto Jamie Fraser.


Así es como la escritora de la saga, Diana Gabaldon, le defendía ante las seguidoras que no estaban convencidas de su conveniencia para interpretar al protagonista, Jamie. 


Un par de cosas *ejem*

¿Sabéis qué es exactamente lo que hacen los actores?

No, en serio, ¿lo sabéis? Hacen lo que yo: hacen que la magia suceda. Ellos lo hacen con sus caras y sus cuerpos; mientras yo lo hago con palabras, pero es básicamente lo mismo. Crean algo que no estaba ahí antes.

Por supuesto, a veces ayuda si se tiene una apariencia física similar a la del personaje en cuestión. Pero tener un GRAN parecido, muchas veces, no es realmente necesario, por dos razones:

1) La apariencia física se puede cambiar. El color del pelo y de los ojos es tan fácil de cambiar que me sorprende que haya alguien preocupándose por el color de pelo del señor Heughan (Y ya que estamos, es rubio. Como cualquier otro actor, se lo tiñe según la necesidad. En las fotos tiene pelo oscuro, puede cambiarlo a pelirrojo en media hora).

2) Mucho más importante – más que aspectos como altura y complexión general - el físico no es tan importante como el hecho de que un actor pueda actuar.

Como me dijo uno de los productores - durante las audiciones: "confiábamos y esperábamos que alguien simplemente entrara por la puerta, y fuese Jamie."

Vale. Y ahora me llaman y me dicen que tienen a Sam Heughan (pronunciado HEW-en, por cierto. Es escocés, y puede que, originalmente, hasta fuese un apellido Gaélico) mientras conduzco a Santa Fe con mi marido. Creían haber encontrado a Jamie y me iban a mandar los videos de la audición. Naturalmente, la siguiente hora la pasé en mi I-Phone, googleando “Sam Heughan” *jiji*

"Y Sam, simplemente, explotó"

Siguiendo con el tema – creo que hay algo que a unas cuantas miles de vosotras se os está escapando, así que os lo recuerdo: Jamie tiene VEINTIDÓS AÑOS en FORASTERA, y es virgen. Y como los productores entienden y respetan la historia, querían a alguien que pudiera ser de manera creíble un chico virgen de 22 años. (Sí, ya sé que la mitad de vosotras estáis pensando en él tal como es en los últimos libros y lo veis en con 50 años. Eso no quiere decir que los productores deban elegir a alguien de más de 40 y pedirle que interprete a un virgen de 22 años. ¿Cierto? ¿A que sí? Vale, ahora que esto está aclarado…)

Así que me pongo a mirar fotos de Sam y le digo a mi marido: “Sí, le puedo ver como a un virgen… ¡pero creo que a Claire la van a procesar por violación de menores!” Ya sabéis, un poco aprensiva. Es bastante grandote, con una cara cincelada que le hace parecer algo más joven de lo que es realmente, por lo menos en las fotos.

(Por cierto, a mi marido le han gustado las fotos en las que hace de piloto británico para “Battle of Britain” – “Se le ve bien todo golpeado. Lo cual va a ser necesario para interpretar a Jamie” *jiji*)

Bueno, el caso… llegamos a Santa Fe, sacamos a los perros, aireamos la casa, cenamos… y me siento con mi portátil, con tanta emoción como miedo, para ver los videos de la audición.

Los primeros cinco segundos me parecen interesantes – se le ve totalmente diferente que en las fotos – y cinco segundos más tarde, Sam Heughan ha desaparecido y yo estoy en un universo paralelo. Estoy viendo a Jamie Fraser, justo delante de mí, moviéndose, hablando, real. Una de las emociones más grandes de mi vida.

Y eso es lo que hacen los actores. Los buenos actores. Se convierten en alguien más. Totalmente.

Le vi interpretar dos escenas: el enfrentamiento entre Jamie y Dougal, después de que Dougal haya exhibido la espalda de Jamie en la taberna. Feroz, explosivo, un primer vistazo del guerrero. Sam simplemente EXPLOTÓ.

Y luego... La escena en la que Jamie explica a Claire exactamente por qué la va a castigar por haber desobedecido sus órdenes de mantenerse oculta, lo que casi hace que los maten a todos.

Vale. Esta es posiblemente la escena más polémica de toda la saga. No voy a ponerme ahora a hablar de la escena en sí – no es el objetivo ahora mismo. La cuestión es que se trata de una escena tremendamente compleja, emocionalmente hablando, que puede ser leída/interpretada de muchas maneras diferentes. Yo sé exactamente cómo actúa y habla Jamie durante esa escena *guiño* y… eso fue… exactamente lo que Sam hizo. Consideración, intimidad, imparcialidad, fastidio, firmeza – y mucho humor. Una de las marcas personales de Jamie es su habilidad para ser amenazador y al, mismo tiempo, no perder su sentido del humor - Sam fue capaz de hacerlo tal cual.

Sí, me vi sus videos una docena de veces, para asegurarme que no era cosa de mi imaginación. Y no lo era *jiji*



Aparte (para que os quedéis tranquilas) los atributos físicos necesarios, también los tiene. Sam es alto – mi cabeza le llegaría a la mitad del pecho (es solo unos centímetros más bajo que mi marido) y tiene una fantástica constitución, respecto a lo que es su aspecto comparándolo con el de Jamie. Alto, delgado (no corpulento), fibroso (no voluminoso), de espaldas anchas, musculoso (como un joven atleta, que es diferente a lo que puede ser un atleta de mediana edad) Cara cincelada, llamativa – que se ve diferente en cada uno de sus papeles.

Pero lo más importante de todo es, simplemente esto: entró en la habitación y era Jamie.

4 comentarios:

  1. Efectivamente. Es y será Jaime. Y espero que lo sea hasta el final.

    ResponderEliminar
  2. Se definitivamente el es Jamie, en mi cabeza no hay lugar para otro

    ResponderEliminar
  3. Siempre será nuestro Jaime Fraser...las fans no aceptarían ningún cambio!!
    Yo puedo leer cualquier libro de la saga y puedo ver a Sam Heughan actuando en mi cabeza de forma simultánea, cada gesto cada mirada. Es un excelente actor!!!

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo,Sam es Jamie. No me imagino otro actor, es un acierto total.

    ResponderEliminar

¿Quieres comentar algo? :)